15 septiembre 2010

Dolorosa soledad

Y de repente un beso, y después un mordisco en el cuello, y por último, desprenderte de la ropa casi desesperadamente buscando un contacto físico que ansías, como un drogadicto necesita de su heroína.
Verte sumido en un bucle infinito que te lleva al centro mismo del placer cósmico en una entrepierna que probablemente no te pertenezca pero que al menos, te hace sentir mejor aunque después vuelvas a sentirte exactamente igual que siempre, igual que los últimos veintitrés años y medio de tu vida: solo. Esa es la palabra, solo.
Comprender que, al fin y al cabo, el sexo no lo es todo. Comprender que al final las letras de Sabina tenían razón.

4 susurros:

A.L.Zarapico(hydro) dijo...

No el sexo no lo es todo, claro que no...pero a veces te hace saltar la adrenalina.Saludos.

ZeXeL dijo...

Pues yo me lo paso mejor cocinando o haciendo algo asi que estar dandole al palitroque todo el dia xD

Vic dijo...

Siento mucho más un beso esperado durante años con la persona que amaba que cualquier otra cosa, es el sentimiento de recompensa por el cual ha merecido la pena esperar y por el que me podre sentirme orgulloso pese a quien pese y el tiempo que pase.

Nerea dijo...

pero el sexo...nos hace libres, cuando experimentamos con nuestro sexo es cuando somos relamente libres, sin miedo a nada

Publicar un comentario

¿Y tú que piensas? Venga, cuéntamelo al oído